domingo, 12 de febrero de 2017

PRESENTACIÓN PÚBLICA DEL CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER

PRESENTACIÓN PÚBLICA DEL CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER El CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER se presenta públicamente como un foro de vecinos y asociaciones diversas, que tiene como objetivo fomentar la participación ciudadana y conseguir una planificación urbana de Santander al servicio de la calidad de vida de sus habitantes, y no de las ambiciones económicas de los promotores inmobiliarios como ha venido ocurriendo hasta ahora. El Concejo nace como forma de cubrir la necesidad del ejercicio real de los derechos democráticos de la población ante la política de rechazo y exclusión total de la participación ciudadana por parte del equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Santander, que evita a toda costa que los vecinos puedan informarse, opinar, proponer y decidir sobre aspectos de gran trascendencia y decisivos para el futuro diseño de la ciudad; a fin de no tener dificultades en seguir imponiendo sus proyectos pensados para beneficio exclusivo de una minoría de agentes especulativos. Con los lemas “Otro Santander es posible” y “Santander para vivir”, El CONCEJO ABIERTO pretende conseguir un urbanismo ambientalmente sostenible, social y solidario con el resto del territorio de Cantabria. Por ello, apoya y propone nuevas ideas urbanísticas para que el diseño de la ciudad tenga como objetivo central y prioritario mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Como propuestas concretas formulamos entre otras: 1.- La articulación del espacio urbano en grandes corredores verdes Peñacastillo-La Remonta. 2.- La unificación ferroviaria-Varadero-La Magdalena, vaguada de Las Llamas desde el Sardinero a Cazoña, praderas de la costa norte y senda costera natural 3- La preservación de zonas libres estratégicas excluyendo la construcción en las mismas (Varadero, Estaciones, Frente Marítimo). 4.- Mantener como equipamiento social y zonas verdes los espacios libres que vayan apareciendo en la ciudad consolidada, la distribución de grandes y pequeños parques naturalizados por todos los distritos de la ciudad. 5- El mantenimiento de una importante superficie de suelo rural de reserva en la zona norte. 6- El crecimiento de la ciudad con densidades moderadas y establecer un límite realista de crecimiento de población, para no agotar el suelo y los recursos. Para lo cual, la sustitución de los edificios existentes por nuevas edificaciones deberá mantener las alturas y superficies originales, sin incrementarlas. El CONCEJO ABIERTO valora muy positivamente la reciente anulación del Plan General de Ordenación Urbana deSantander, porque ofrece la oportunidad de poder repensar el modelo de ciudad que queremos, cómo se debe de actuar en el futuro, y poner fin a los disparates urbanísticos que se han venido repitiendo en Santander en los últimos 70 años Cabe recordar que desde la celebración de las primeras elecciones municipales democráticas hace 37 años, los partidos tradicionales de la oposición municipal no han priorizado ni procurado el cambio hacia un modelo urbanístico al servicio de los intereses generales de la gran mayoría de la población, sino que han actuado como cómplices pasivos de unas prácticas urbanísticas al servicio de unos pocos, que han ido degradando la ciudad progresivamente. Ha llegado el momento de que todos los partidos de la oposición actúen en coherencia con sus compromiso electorales y demuestren en los hechos si están dispuestos a luchar y poner en práctica un urbanismo democrático y participativo para Santander, o prefieren mantener las actuales prácticas que excluyen y relegan a la población, para priorizan el seguir contemplando el territorio de la ciudad como un mero solar al servicio de los promotores. En coherencia con nuestros objetivos, la presentación pública del CONCEJO ABIERTO constituye la ocasión idónea para presentar públicamente la campaña: “LA REMONTA PARQUE, ¡¡ CONSTRUCCIÓN NO !!” que pretende informar y sensibilizar a la población de la importancia de evitar la masiva construcción de viviendas en La Remonta, y la necesidad de incorporar este espacio estratégico a una red de grandes parques y corredores verdes a establecer en la ciudad. La campaña se apoya en el reparto de miles de folletos informativos, así como la realización de actos participativos para los vecinos en distintos locales de la ciudad. Hacemos un llamamiento a los vecinos de Santander y a la ciudadanía en general, para que tomen conciencia de la importancia de mantener La Remonta libre de edificaciones apoyen esta campaña y se unan a las iniciativas y actos del Concejo Abierto de Santander. Santander 3 de febrero de 2.017 CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER

sábado, 11 de febrero de 2017

EL CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER EXIGE LA REALIZACIÓN DE UN NUEVO P.G.O.U. Y LA DIMISIÓN DEL CONCEJAL CESAR DÍAZ

EL CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER EXIGE LA REALIZACIÓN DE UN NUEVO PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA Y LA DIMISIÓN DEL CONCEJAL CESAR DÍAZ La información dada por el concejal de Infraestructuras Urbanismo y Vivienda, Cesar Díaz de las consecuencias que va a tener para la ciudad la anulación del Plan General de Ordenación Urbana de Santander de 2012, recogida por la prensa el pasado 23 de enero, constituye un lamentable ejercicio de echar balones fuera eludiendo la responsabilidad del equipo de gobierno municipal del PP que elaboró el Plan General anulado por el Tribunal Supremo al achacar la causa de esa anulación a motivos externos como la sentencia que había anulado el proyecto de Bitrasvase Ebro–Besaya-Pisueña. Todo el discurso del concejal de Infraestructuras Urbanismo y Vivienda Cesar Díaz, va encaminado a un doble objetivo: en primer lugar evitar el debate sobre el modelo urbanístico de crecimiento de la ciudad de Santander; en segundo lugar intentar amedrentar a la población a cuenta de unas supuestas consecuencias desastrosas para la economía de la ciudad derivadas de la anulación del Plan General, presionando de esta manera al Gobierno regional para que en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2017, se incluyan unas Disposiciones Transitorias que, modificando sin debate la actual Ley de Ordenación territorial y Urbanismo, permitan la ejecución de algunas de las actuaciones más especulativas previstas en el PGOU de 2012. Antes de su anulación por el TS, el PGOU de 2012 había sido fuertemente contestado por los vecinos de los barrios afectados por unas Áreas Especiales de actuación que suponen en muchos casos el derribo de las actuales viviendas y la expulsión de los actuales habitantes en beneficio de los intereses de unos pocos promotores inmobiliarios: El Pilón, Prado San Roque, Río de la Pila, etc. son solo algunos ejemplos. El Plan General anulado suponía la práctica desaparición del espacio libre de La Remonta, macizado por 1.300 viviendas más y 41.500 m2 de actividades comerciales. Suponía, así mismo, una enorme operación especulativa al calificar como urbanizables los suelos rústicos del litoral norte sobre los que no se puede edificar por aplicación de la Ley de Costas y del POL, otorgando a sus propietarios la edificabilidad en otros ámbitos y desarrollando una ciudad sin espacios libres al computar a estos efectos los terrenos del litoral norte muy alejados de los barrios en los que realmente va a vivir la población. La información dada por el concejal, pretendiendo asustar a la ciudadanía, ( actitud esta que no estamos dispuestos a permitirle), con que la anulación del Plan General pone en peligro la realización de algunos proyectos de interés social no es más que una tapadera para intentar ocultar lo realmente grave y en lo que él tiene responsabilidad directa. A lo largo de estos últimos cuatro años Cesar Díaz se ha destacado como el más inflexible y contumaz defensor público del Plan General ahora anulado que suponía la completa destrucción de las posibilidades del desarrollo de Santander como ciudad sostenible y un ataque frontal a la calidad de vida de los santanderinos. El concejal no ha dudado, en defensa de su Plan, en enfrentarse por ello a diversas asociaciones y colectivos de vecinos con descalificaciones generalizadas lo que ha puesto de manifiesto su incapacidad técnica y la falta de respeto a los ciudadanos, su escaso talante democrático. Como máximo responsable político de la realización y defensa del Plan anulado, Cesar Díaz debe seguir el mismo destino que su plan: asumir su responsabilidad política y dimitir, por haber defendido y mantenido un Plan que era ilegal, y ser responsable de las negativas consecuencias y problemas que se derivarían para la calidad de vida de los habitantes de Santander de la ejecución de ese Plan Es el momento de diseñar un nuevo Plan General con amplia participación ciudadana y al servicio de los intereses vitales de la ciudadanía de Santander, que tenga como objetivo fundamental una ciudad para vivir, y no el seguir manteniendo a Santander como un mero solar para satisfacer la ambición de unos pocos agentes inmobiliarios bien relacionados con el poder político, como ha venido ocurriendo hasta el presente. Hay que recordar a todos los partidos políticos de la oposición en el Ayuntamiento de Santander, que llevaban en sus programas electorales la anulación o revisión del Plan General del 2.012. Ha llegado la hora de pedirles valentía y la hora de actuar coherentemente con lo publicado en sus programas. La anulación del PGOU por el Tribunal Supremo coloca a esos partidos frente a la responsabilidad adquirida con sus votantes. Santander necesita un nuevo Plan General que esté al servicio de los intereses generales de la ciudadanía y que garantice un crecimiento armónico y sostenible de la ciudad y al margen de los intereses de los especuladores Santander a 26 de enero de 2.017 CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER

sábado, 21 de enero de 2017

Plata o plomo para las clases populares de Santander

sábado, 24 de diciembre de 2016

LOS VERDADEROS RESPONSABLES DE LA ANULACIÓN DEL PLAN GENERAL DE SANTANDER



LOS VERDADEROS RESPONSABLES DE LA ANULACIÓN DEL PLAN GENERAL DE SANTANDER

Contrariamente a lo manifestado por los responsables municipales, la reciente anulación por el Tribunal Supremo del Plan General de Ordenación Urbana de Santander (PGOU), no ha sido debida a una “causa exterior y ajena” al mismo. Muy al contrario, como señala la propia sentencia del alto tribunal, dicha nulidad se debe a que no está jurídicamente asegurado el necesario suministro de agua para la ciudad y su crecimiento urbanístico previsto en el PGOU, debido otra sentencia anterior del propio Tribunal Supremo que anulaba, a su vez, el Bitrasvase Ebro-Besaya-Pas, dejando en suspenso el futuro suministro de agua a toda la zona central de Cantabria

Así, por mucho que los responsables municipales mantengan, con una evidente carga de victimismo, que la causa de la nulidad del PGOU es “ajena” al mismo, en su afán de eludir cualquier tipo de responsabilidad sobre los efectos de la anulación del PGOU, la realidad es totalmente la contraria, ya que son los miembros del Gobierno Municipal, por su incompetencia y negligencia, los responsables directos de la anulación del PGOU de Santander.

Incompetencia y Negligencia demostrada inicialmente cuando la Audiencia Nacional, en su sentencia de fecha 17 de enero de 2011, anuló el Bitrasvase Ebro-Besaya-Pas dejando en suspenso el futuro suministro de agua a la zona central de Cantabria y a la ciudad de Santander.

Ante esta situación el Ayuntamiento de Santander, en función del “Principio de Cautela”, debería haber introducido diversas modificaciones en el documento del PGOU en previsión de que dicha sentencia fuera ratificada por el Tribunal Supremo. Por el contrario, lo que se hizo fue obviar dicha sentencia y acelerar la aprobación definitiva del PGOU por la CROTU el 29 de septiembre de 2012.

Incompetencia y Negligencia mantenidas posteriormente cuando el Tribunal Supremo, en su sentencia de fecha 18 de diciembre de 2013, ratificó la anterior sentencia de la Audiencia Nacional anulando el Bitrasvase Ebro-Besaya-Pas.

En ese momento, y teniendo en cuenta las consecuencias que se derivan de dicha sentencia (carencia de suministro de agua), el Ayuntamiento de Santander debería de haber revisado o modificado el PGOU, ya que según la Normativa del mismo (Art. 1.1.3 y 1.1.4), estaba obligado jurídicamente a ello. Sin embargo, en un alarde de soberana irregularidad administrativa, nada se realizó, ignorando el contenido y efectos de la sentencia del TS, así como las propias determinaciones del PGOU, que parece obligado recordar que también son de obligado cumplimiento para el Ayuntamiento

De tal forma y manera que debido a la contrastada Incompetencia y Negligencia de su Equipo de Gobierno, la ciudad de Santander ha mantenido su planeamiento urbanístico, como resultado del incumplimiento del propio Ayuntamiento de Santander de su PGOU, en una situación de evidente ilegalidad durante estos últimos tres años. Y todo ello sin que los protagonistas de este desaguisado se den por aludidos y tengan la honestidad de asumir sus responsabilidades.

Es cierto que ahora, como la lecherita del cuento, se quiera recomponer el cántaro roto y recoger la leche derramada, mediante una modificación precipitada de la Ley del Suelo de Cantabria. Nunca esta actuaciones de urgencia han servido para solucionar los problemas creados por una incorrecta actuación de la Administración, sino por el contrario han servido para crear más situaciones de desigualdad y trato discriminatorio entre los afectados, beneficiando a unos pocos y perjudicando a otros muchos. El PGOU de Santander, aprobado en 2012 es nulo en su totalidad y lo que procede es iniciar cuanto antes (con transparencia y participación pública), la redacción y tramitación de un nuevo documento de planeamiento urbanístico, tal y como se proponía en los programas electorales de los diferentes partidos de la oposición municipal y reclaman amplios sectores de la población de Santander


domingo, 27 de noviembre de 2016

Comunicado del Concejo Abierto de Santander tras la publicación de la sentencia del T.S. sobre el PGOU de Santander



COMUNICADO DEL CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER TRAS CONOCER LA SENTENCIA  DEL TRIBUNAL SUPREMO SOBRE EL P.G.O.U. DE SANTANDER


Como si un brutal terremoto la hubiera afectado, la futura ciudad de Santander, propuesta en su actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ha quedado virtualmente destruida desde sus cimientos incluso antes de llegar a ser una realidad material.
Para ello, ha bastado que los iniciales rumores de nulidad del PGOU se transformaran en treinta y seis páginas de prosa jurídica, mediante la Sentencia nº 2.392/2016, de la Sección Quinta, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Una Sentencia avalada por el voto unánime de todos los componentes de la Sala y cuyo contenido fundamental es:

“Estimamos el Recurso Contencioso administrativo 528/2012 interpuesto por la Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA), contra el Acuerdo de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU), adoptado en su sesión de 17 de septiembre de 2012, por el que se llevó a cabo la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana de Santander (BOC de
29 de septiembre de 2012), que, en consecuencia, anulamos”.

Gracias a este escueto párrafo el Tribunal Supremo pincha la inmensa burbuja de especulación inmobiliaria que gravitaba sobre el futuro de Santander, transformando en humo y esperanza vana, todos los desvelos e intereses puestos en juego por el Ayuntamiento y los operadores inmobiliarios a lo largo y ancho de los ocho años que han transcurrido en la redacción y tramitación del PGOU.
Dadas las circunstancias actuales de crisis económica no es fácil hacer una estimación de los daños producidos por el referido “terremoto”, aunque a nadie se le escapa que las expectativas económicas destruidas son considerables y que esas pérdidas afectarán, con total seguridad, a más de un operador inmobiliario y a alguna entidad de crédito. Por eso no es de extrañar que una vez conocida la Sentencia se hallan alzado diversas voces que, como plañideras obligadas, lloran y se quejan, por diversos motivos, de la actuación de la Justicia. Ocultando, con sus lamentos interesados, la realidad del debate sobre la situación creada por la nulidad del PGOU y sus causas.
Causas de nulidad plena que son bien sencillas, tanto, que en realidad es una sola, tal y como se indica en el propio resumen inicial de la Sentencia: INSUFICIENCIA DE RECURSOS HÍDRICOS. PREVIA ANULACIÓN JURISDICCIONAL DE PROYECTO Y OBRA DE BITRASVASE DE AGUA, NECESARIA PARA LA SUFICIENCIA DE LOS RECURSOS”.
Bitrasvase del Ebro-Besaya-Pas, que es la infraestructura hidráulica que asegura el abastecimiento de agua a Santander, y que debido a diversas irregularidades en la tramitación ambiental y administrativa de su proyecto, éste fue anulado en 1ª instancia en 2011 por la Audiencia Nacional y declaradas ilegales las obras ejecutadas, posteriormente el Tribunal Supremo en 2013 ratificó dicha sentencia. Sin embargo, a pesar de conocer ambas sentencias, así como sus negativas consecuencias (demolición de las obras y restauración de los terrenos a su estado inicial), ninguna de las administraciones afectadas (Estatal, Autonómica y Municipal) ha actuado con coherencia y prontitud para resolver el problema. Aun hoy es el día que los medios de comunicación nos informan de que son necesarios varios meses para legalizar las obras del Bitrasvase, a pesar de que hoy en día ya es una infraestructura hidráulica absolutamente imprescindible para asegurar el suministro de agua a la actual Ciudad de Santander, por no mencionar su futuro crecimiento, por reducido que éste pudiera llegar a ser en el PGOU de futura redacción, o en las modificaciones que se planteen en el vigente (PGOU del año 1997).
Es esta situación de dependencia, íntima y directa, entre el desarrollo de la ciudad y un suministro adecuado y suficiente de agua (condición expresada con rotundidad, en el propio PGOU anulado, como uno de los “pilares” del crecimiento urbano previsto) la que utiliza el Tribunal Supremo en su sentencia, haciendo valer la necesaria y obligada toma en consideración y cumplimiento, del contenido de sus sentencias, incluso por el resto de los tribunales y todas y cada una de las administraciones afectadas, como se indica en el texto de la sentencia de nulidad del PGOU:

…”Discrepamos, sin embargo, en la consideración que la Sala realiza, con una indebida extralimitación, en el sentido de entender que la razón de decidir de la STS de 18 de diciembre de 2013 ---según se dice, motivación de la evaluación de impacto ambiental del proyecto de Bitrasvase--- “es susceptible de ser subsanada y corregida, sin considerarlo una mera formalidad”. Obvio es que será en la ejecución de aquella STS, el órgano competente de su ejecución --- a la sazón, la Sala de la Audiencia Nacional --- el que tendrá, en su caso, que pronunciarse sobre la ejecución de la STS de 18 de septiembre de 2013.
Más, con independencia de ello, lo cierto es ---aunque por una circunstancia “externa” al PGOU--- que este debe de ser anulado, así como (la) Resolución aprobatoria del mismo. Anulados el proyecto y la obra del Bitrasvase por el Tribunal Supremo, la existencia de recursos hídricos para la ciudad de Santander queda en entredicho, y, su suficiencia, en modo alguno acreditada, con vulneración del artículo 25.4 del TRLA”…

Razonamiento y argumentación de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo que además de fundamentar la nulidad de la aprobación del PGOU de Santander, no deja de ser una especie de “aviso a navegantes” respecto al cumplimiento de las numerosas sentencias relativas a asuntos urbanísticos existentes en Cantabria.
Parece por ello necesario que, ante todas las situaciones de inseguridad jurídica, así como de ilegalidad urbanística existentes, y teniendo en cuenta que los diferentes ayuntamientos de Cantabria o han revisado recientemente su planeamiento urbanístico o están tramitando su revisión, las directrices y controles de la propia Administración Autonómica sean coherentes y rigurosas, en función del interés general.

Santander 22 de noviembre de 2016